Impuesto de Sociedades calculado sobre los ingresos, en vez de sobre los beneficios

Propuesta original: 

Establecer el importe de la renta obtenida por la sociedad como base imponible para la liquidación del Impuesto de Sociedades, sustituyendo el actual sistema basado en el método de estimación directa, objetiva o indirecta que prevé el artículo 10 del Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades; y revisar a la baja el tipo impositivo para equiparar la presión fiscal a la actual.

A diferencia de las personas físicas, que pagan un porcentaje sobre cada tramo del total de sus ingresos en concepto de IRPF, el hecho imponible en el Impuesto de Sociedades es la obtención de beneficios por parte de la persona jurídica. De este modo, las sociedades con pérdidas están exentas del pago de este impuesto, puesto que su actividad "no es rentable".

Esta diferenciación no sólo dificulta enormemente la verificación de que el impuesto se ha liquidado correctamente (es decir, si los beneficios declarados son los realmente obtenidos), sino que también permite eludir legalmente el pago de impuestos mediante el uso de sociedades instrumentales domiciliadas en jurisdicciones con tipos impositivos menores o nulos, que facturan a las que realizan la actividad real productos o servicios para absorver sus beneficios, por los que éstas últimas prácticamente no tributan.

Igualmente, esta forma de cálculo del Impuesto de Sociedades perjudica a las empresas más competitivas y las que no pueden -o quieren- recurrir a la denominada "planificación fiscal offshore"... que son las más beneficios generarán, y más tributarán por ellos según el sistema actual, mientras que aquellos de sus competidores con estructuras de costes menos efectivas, o con acceso a mecanismos de elusión, se benefician de una exención fiscal que les permite reducir precios y daña los márgenes de las que sí tributan.

¿Qué pasaría si la base imponible del IRPF se calculara según los criterios del Impuesto de Sociedades? Pues, para empezar, que se colapsaría el Estado porque la mayoría de la población no obtiene un balance positivo al cabo del año. Sólo pagarían IRPF los que lograsen ahorrar algo, que dedicarían sus energías a buscar la forma de hacer desaparecer ese excedente para no tener que pagar el impuesto, en vez de en seguir formando capital que pueda utilizarse para financiar la economía real.

Para realizar este cambio en el sistema de cáluclo del impuesto, sería necesario revisar a la baja el tipo impositivo para equiparar la presión fiscal general, si bien las empresas individuales verán incrementada o reducida la suya en función del ratio de beneficio que declaraban por cada venta. Obviamente, no es lo mismo pagar un % sobre beneficios que sobre ingresos.

Una vez realizado el cambio de la base de liquidación, la comprobación de la correcta liquidación del impuesto sería más sencilla, reduciendo las posibilidades de fraude, y la presión fiscal se distribuirá más equitativamente entre todo el tejido empresarial, sin penalizar a las empresas que obtienen beneficios.

Materia: 
Ámbito Territorial: 
Estado: 
Subscribe to Comments for "Impuesto de Sociedades calculado sobre los ingresos, en vez de sobre los beneficios"